zapato colgando de un pie

Zapatos que aprietan – Truco para agrandarlos

Seguro que alguna vez has comprado algún tipo de calzado que te ha gustado mucho pero te apretaban en dedos o en todo el pie. Y por ello, al final los dejaste en un rincón abandonados tras varios intentos.

La cosa es que tiene solución y mucha gente no sabe como estirar o agrandar los zapatos.


Materiales necesarios:


Un secador de pelo

Alcohol para curas

Dos trapos o calcetines

Una percha de plástico

4 pañuelos de papel



Si necesitamos estirar los zapatos

(A lo largo, desde el talón hacia los dedos)


Cortaremos un trozo de percha tan largo como sea el tamaño de nuestro pie. Así que mediremos la longitud de nuestro pie plano en el suelo, añadiremos 3mm, y esa será la medida que deberá tener el trozo de percha.

Con el trozo ya cortado y limadas las dos puntas para no dañar el tejido. Pasaremos al segundo paso, que es empapar con alcohol la parte de dentro del zapato a estirar, pero solo mojaremos las partes que queremos estirar.

Acto seguido calentaremos las zonas desde fuera, a una distancia razonable para ir comprobando que no alcanza demasiada temperatura el tejido, observando que no se empieza a dañar o cambiar de color (parar de inmediato).

Cuando estemos dando calor, lo haremos con movimientos continuos para no dejar el calor en un punto fijo. De esta manera repartiremos el calor y no dañaremos el zapato.

Por último. Cuando el tejido ya esté caliente, se podrá moldear y estirar más fácilmente. Por lo que ahora es el momento de colocar el trozo de percha desde el talón hasta la punta para que expanda el tejido. Lo haremos colocando en cada extremo un pañuelo (entre la percha y el zapato para que no se marque la punta del plástico).

Y dejaremos así 24h. Después… ¡Listos para caminar!


Si necesitamos ensanchar los zapatos

(A lo ancho del pie)


Aquí solo vamos a empapar con alcohol las zonas que queremos agrandar y haremos el mismo proceso con el secador. Calentando con movimientos continuos las zonas del zapato a ensanchar.

En seguida, colocaremos los trapos o calcetines que tengamos preparados para ello, en el interior de los zapatos, haciendo fuerza para que quepan y así hagan presión hacia fuera. Si vemos que ha sido muy fácil meterlos, será que necesitamos llenarlos más. (Cogeremos más trapo o calcetín).

Si vemos que no ejerce mucha presión, cortaremos trozos de percha como expliqué arriba.

Hay gente que en vez de dejar los trapos dentro. Directamente meten ellos los pies con doble calcetín durante el tiempo que sea necesario hasta que tomen forma y se enfríen.

Dejar enfríar 24h….¡Y a correr!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *