mujer dudando sobre tipo de zapatos

¿Zapatos o Sandalias? ¿O eran Chanclas? Que lío…

Hay personas que dicen “zapato”, cuando se están refiriendo a sandalia; esto pasa con todo tipo de calzado. Muchos no prestamos atención al error cuando lo escuchamos, pero sí suelen surgir dudas mientras lo decimos. De manera inconsciente, utilizamos la forma equivocada por ser la más escuchada a lo largo de nuestra vida.

Empecemos por el principio para que quede claro cuando debemos utilizar una y otra:

Definición de Calzado:

Engloba cualquier tipo de prenda que cubra de alguna manera el pie, sin importar patrones: desde una simple tira en el empeine, hasta otro que cubra parte de nuestra pierna.

  • Es el nombre genérico para cualquier tipo de prenda que pongamos en nuestros pies.

Definición de Zapato:

Se dice de la prenda que cubre casi o totalmente el pie; además de que éste, nunca sobrepasará la altura del tobillo (ya estaríamos hablando de “zapato abotinado”).

  • Así ya hemos excluido mucha parte de nuestras dudas ¿no te parece?

Definición de Sandalia:

Es un tipo de calzado, que sujeta la suela o piso a nuestro pie a través de tiras, más o menos anchas; que deja al descubierto gran parte del pie. Estas tiran pueden no sujetar el tobillo, hacerlo, o incluso, sujetar parte de la pierna.

  • Es el calzado por excelencia de cada verano.

Definición de Chancla:

Es el calzado más ligero, generalmente sin talón, aunque algunos modelos incorporan una sujeción a él. La suela suele ser muy fina y simple.

  • Claramente todos sabemos lo que es una chancla. ¿Quién no ha ido a la playa o a la piscina alguna vez?

Clasificación del Calzado

A estas alturas ya no tenemos dudas: “calzado” es el nombre que engloba a cualquier tipo de prenda que vistan nuestros pies. Así que, a partir de aquí, aprenderemos su clasificación para saber a que nos queremos referir cuando necesitemos especificarlo, y así, sepamos llamar a cada complemento por su nombre.

Los dividiremos en los 3 principales grupos: Zapatos, Sandalias y Botas.

Tipos de Zapatos

Alpargatas. Su principal característica es la clásica suela de esparto; a lo que se añaden dos piezas, unida, de tejido transpirable. A pesar de cubrir casi todo el pie, es calzado de verano.

Bailarinas. Son completamente planas y muy ligeras. Cubren todo el pie, a excepción del empeine.

Creppers. Son de estilo deportivo, con la característica de que el tejido suele ser lona y siempre una suela de goma, por lo general rayada verticalmente.

Deportivas. La suela es de caucho, en mayor o menor grado de flexibilidad y normalmente se utilizan para realizar ejercicio.

Lonas o Bambas. Siempre tienen la suela de goma y cubren el pie con tejidos como la lona, en dos piezas que se unen, normalmente, por cordones. Más una lengüeta central y una puntera de goma o de tela.

Merceditas. Son derivadas de las bailarinas, con la diferencia de añadirles una correa o tira, que cruza el empeine de lado a lado.

Mocasines. Es un zapato que deja la zona alta del empeine al descubierto, cubriendo la punta del pie por una lengüeta unida al resto del material que envuelve el pie.

Náuticos. Son ideales para un estilo elegante a la par que informal. Se caracterizan por cubrir el pie y recorrer de lado a lado del tobillo, un cordón que es visible y discontinuo rodeando el talón.

Peep toes. Son aquellos que, indistintamente del tipo de suela, se reconocen por mostrar los dedos en forma de U.

Salones. Dejan al descubierto el empeine desde el nacimiento de los dedos y son los clásicos de tacón para cualquier temporada.

Slingback. Se distinguen de los salones por la peculiaridad de tener el talón descubierto.

Tipos de Sandalias

Albarcas. A las conocidas isleñas: Menorquinas, Mallorquinas o Ibicencas. Se distinguen por su pala que deja mostrar la punta de los dedos y una correa sin hebillas ni velcros, que sujetan el talón.

Birkenstock. Son los bio de estilo masculino que arrasan en la moda femenina cada verano, con dos llamativas hebillas. Tienen una planta bio que las hace muy confortables y son totalmente planas o con plataforma.

Deportivas. Al igual que sus compañeras cerradas; éstas comparten la suela, que es de poliuretano. La gran diferencia: Dejan al descubierto la mayor parte del pie.

Flip-Flop. Son las conocidas chanclas o esclavas, pero ahora también, las hay más sofisticadas, para un look de ciudad. Con diseños preciosos y suelas de calidad.

Mules. Son sencillas y sofisticadas. La suela puede ser variada, pero su identidad es que es de las pocas sandalias que cubren todo el empeine.

Romanas o Gladiadoras. Por norma general, son totalmente planas y cruzan tiras, sujetando todo el pie y parte de la pierna mediante correas con hebillas o cordones.

T-strap. Son las que forman un T en el diseño del empeine, en la unión de una tira que sube por el empeine, con la correa que sujeta al tobillo.

Tipos de Botas

Botines. Cubren todo el pie hasta encima del tobillo y dentro de ellos también podemos clasificarlos en diferentes estilos de botines.

De caña alta. Cubren toda la parte baja de la pierna; justo por debajo de la rodilla.

De caña baja. Al contrario que las altas, éstas se quedan a medio camino entre la altura que tienen los botines y los de caña alta.

Mosqueteras. Todas tienen un añadido de material que sobrepasa la rodilla. Las hay que justo acaban por encima de la rodilla y las que llegan a mitad del muslo.

1 comentario en “¿Zapatos o Sandalias? ¿O eran Chanclas? Que lío…”

  1. Pingback: Historia del calzado -

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *